SIU Guarani
Unju Virtual
Campus FI
Extensiones Áulicas

 

Ingeniería Argentina

Junio, un mes significativo

Los orígenes de las conmemoraciones en nuestro país del Día de la Ingeniería -6 de junio- y del Día del Ingeniero -16 de junio-, se remontan a la historia de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que fue fundada en 1821 con la creación de cinco Departamentos: Ciencias Sagradas, Derecho, Medicina, Matemáticas y Estudios Preparatorios.

Por Decreto del gobernador de esa provincia, Mariano Saavedra, el 16 de junio de 1865 se establece “en la Universidad de Buenos Aires un Departamento de Ciencias Exactas, correspondiendo la enseñanza de las matemáticas puras y aplicadas, y de la historia natural”, actualmente la Facultad de Ingeniería de la UBA.

El primer graduado del Departamento de Ciencias Exactas, Ingeniero Luis Augusto Huergo, recibió su diploma el 6 de junio de 1870, habilitándolo como "Ingeniero de la Escuela de esta Universidad en la Facultad de Ciencias Exactas", que en la actualidad correspondería, con ciertos matices distintivos, a un Título de Ingeniero Civil.

Luego de graduado, Huergo viajó a Europa a efectos de fiscalizar la construcción de una centena de puentes para la provincia de Buenos Aires, durante 1872 presidió la Sociedad Científica Argentina y en 1874 fue designado Consejero Académico de la recientemente constituida Facultad de Matemáticas -hoy Facultad de Ingeniería- de la Universidad de Buenos Aires.

En 1890 el gobierno bonaerense lo nombra Ministro de Obras Públicas y más tarde al crearse la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UBA asume como Consejero y Decano durante los períodos de los años 1891-1895 y 1899-1903 respectivamente.

En reconocimiento a sus méritos y realizaciones, sus pares lo designan presidente del Centro Nacional de Ingenieros, hoy Centro Argentino de Ingenieros (CAI), para su ejercicio durante los años 1907 a 1911.

Más recientemente, en junio de 2018 y en coincidencia con el día de la Ingeniería Argentina, el Consejo Federal de Decanos de Ingeniería de la República Argentina (CONFEDI) elevó a las Autoridades Educativas una propuesta de modificación y mejora general de los Estándares de Acreditación de las Carreras de Ingeniería, publicado como “Libro Rojo de CONFEDI - Propuesta de Estándares de Segunda Generación para la Acreditación de Carreras de Ingeniería en la República Argentina” en el cual reafirma las definiciones de la disciplina y de su práctica:

“Ingeniería es la profesión en la que el conocimiento de las ciencias matemáticas y naturales adquiridas mediante el estudio, la experiencia y la práctica, se emplea con buen juicio a fin de desarrollar modos en que se puedan utilizar, de manera óptima, materiales, conocimiento, y las fuerzas de la naturaleza en beneficio de la humanidad, en el contexto de condiciones éticas, físicas, económicas, ambientales, humanas, políticas, legales, históricas y culturales.”

“La Práctica de la Ingeniería comprende el estudio de factibilidad técnico-económica, investigación, desarrollo e innovación, diseño, proyecto, modelación, construcción, pruebas, optimización, evaluación, gerenciamiento, dirección y operación de todo tipo de componentes, equipos, máquinas, instalaciones, edificios, obras civiles, sistemas y procesos. Las cuestiones relativas a la seguridad y la preservación del medio ambiente constituyen aspectos fundamentales que la práctica de la ingeniería debe observar.”

El peso de la trayectoria profesional del primer Ingeniero argentino, sumado a los alcances y responsabilidades de la profesión, son factores que nos comprometen en su ejercicio responsable, entusiasta, no exento de desafíos y frustraciones.

Por lo general, las horas de estudio, reflexión y descubrimientos que demanda la conclusión de la carrera se compensan sobradamente con las enormes satisfacciones que brinda el ejercicio profesional.

Actualmente, los avances tecnológicos y la modalidad de trabajo bajo condiciones de calidad total, requieren de los profesionales la capacidad de integrarse a equipos cooperativos. Hoy no esperamos ver a un dirigiendo a sus empleados. Más bien lo vamos a observar capacitando a sus compañeros, compartiendo los problemas y buscando soluciones en conjunto. Esa actitud requieren las empresas industriales.

En otro sentido, el ejercicio de la ingeniería alienta el empleo a través de iniciativas que generan nuevas microempresas. Probablemente las más tradicionales sean las constructoras dirigidas por ingenieros civiles, pero actualmente hay emprendimientos y nuevos empresarios en todas las ramas de la ingeniería: servicios de informática, consultorías en la formulación de proyectos, talleres industriales, evaluación de impacto ambiental, mantenimiento de equipamiento médico de alta gama, entre otros.

El recibir el diploma no significa para el ingeniero dejar de lado la capacitación, actualización y perfeccionamiento tecnológico y científico. La formación permanente es una característica de la época.

Feliz Día de la Ingeniería y Feliz Día del Ingeniero para todos los colegas y para todos los jujeños vinculados de alguna manera con esta apasionante disciplina.

Copyright © 2014-2019 - Facultad de Ingeniería - UNJu