SIU Guarani
Unju Virtual
Campus FI
Extensiones Áulicas

 

Enfoque

Facultad de Ingeniería de la UNJu: Un intenso cuatrimestre

El 26 de febrero pasado, mientras en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Jujuy se desarrollaba el Curso de Nivelación para alrededor de mil doscientos aspirantes, publicamos el primer anuncio referido al origen del virus SARS-CoV-2. Advertimos, en base a lo que sucedía en el mundo y a la imposibilidad de frenar los contagios, que no estaríamos al margen de la catástrofe sanitaria.

La información en los medios de comunicación, por esa época, era difusa. Sin embargo, el primer caso en Brasil fue la confirmación de la crisis que se avecinaba.

La responsabilidad de la Facultad en el rol de institución educativa estaba por ponerse a prueba. El viernes 13 de marzo finalizaron normalmente los turnos de exámenes finales y el Curso de Nivelación, simultáneamente con la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud.

Ese fin de semana tomamos las decisiones necesarias para prescindir de las instancias presenciales en el dictado de las asignaturas que comenzarían el 16 de marzo de 2020.

Fue necesario poner en juego el sentido común y el compromiso de autoridades y docentes para con los estudiantes. El Ministro de Educación de la Nación, máxima autoridad educativa, nos encomendó “adoptar las medidas necesarias procurando garantizar el desarrollo del calendario académico, los contenidos mínimos de las asignaturas y su calidad, pudiéndose contemplar la implementación transitoria de modalidades de enseñanza a través de los campus virtuales, medios de comunicación o cualquier otro entorno digital” a través de la Resolución Nº 104/2020 emitida el sábado 14 de marzo.

Pese a la clarísima directiva, durante los primeros quince días del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio no hubo una respuesta homogénea del sistema universitario. Algunas Facultades, como la de Ingeniería de la UNJu, asumieron la responsabilidad de mantener funcionando el sistema educativo. Otras no consideraron esta alternativa.

A esta situación se sumó la recomendación de la Secretaría de Políticas Universitarias para que las Universidades Nacionales, Universidades Privadas e Institutos Universitarios reprogramen su calendario académico 2020. Esta Resolución, Nº 12/2020 de fecha 3 de abril de 2020, generó cierta confusión y referentes de algunas Universidades anunciaron públicamente el no inicio de las clases, confrontando al Ministro.

Como era de esperar, la amplia mayoría de la Comunidad Universitaria cuya conducta se enmarca sobre en base de valores educativos y de responsabilidad social y no se guía por intereses sectoriales, se sumó al desafío de sostener las cursadas.

La conmovedora respuesta de Alumnos y Docentes que juntos asumieron un desafío histórico aplastó el intento de cerrar las Universidades Nacionales mientras dure la emergencia sanitaria.

Se presentaron inconvenientes, por supuesto. La falta de práctica tanto de docentes como de alumnos en el contexto virtual educativo fue uno de ellos. Pero aquí, nuestra experiencia en la Facultad de Ingeniería refleja que contamos con las competencias necesarias para aprender a ser profesores y estudiantes de este siglo.

Los déficits tecnológicos también generan dificultades. Sin embargo, en el caso de los miembros de nuestra Facultad, el número de alumnos que informaron, a nuestra consulta, no disponían de conectividad o de dispositivos para seguir las cursadas no llegó al 2% del total. A estos jóvenes se les ofrecerá prioritariamente el espacio físico que se pueda habilitar en los próximos meses para cursar asignaturas pendientes. El 98 % de los estudiantes tuvo la posibilidad real de cursar las materias durante estos cuatro meses.

Las evaluaciones a distancia también generaron un profundo debate entre los docentes. Por ejemplo, la posibilidad de copia de resoluciones por parte de los alumnos y la imposibilidad de verificar la identidad del evaluado fueron consideradas entre otras cuestiones. En realidad, el fondo del problema pasaba por el diseño de la evaluación. Es razonable que por nuestra formación como profesores interpretemos que la virtualidad es una adaptación de la presencialidad a un entorno diferente. No es necesariamente así. Un examen virtual requiere un diseño especial, un ámbito especial y una comprensión profunda del objetivo de una examinación de aprendizajes.

Si bien al inicio de esta experiencia educativa no todos los docentes pensábamos que el aislamiento se extendería por cuatro meses y suponíamos que existiría la posibilidad de volver a la presencialidad antes, las circunstancias nos pusieron frente a un nuevo reto: evaluar a distancia o postergar las cursadas y detener el avance regular de los estudiantes en sus carreras. Por supuesto, en la Facultad de Ingeniería la mayoría de los profesores aceptamos el desafío y lo superamos, implementando no sólo evaluaciones parciales virtuales sino también un turno completo de exámenes finales.

Como conclusión, concluimos un cuatrimestre con la enorme satisfacción de haber estado a la altura de las circunstancias y de poder mostrarnos como ejemplo de compromiso social y cívico frente a nuestras alumnas y alumnos, lo que también les sirve para formarse en tanto personas.

 

Copyright © 2014-2022 - Facultad de Ingeniería - UNJu